11/07/2017

Constelaciones familiares -presencial y online-

La mayoría de los problemas psicológicos que nos afectan (70%) vienen de nuestra historia familiar, de nuestro linaje y de la relación familiar entre los miembros. Cada día más la ciencia está apostando por demostrar que no sólo heredamos características físicas de nuestra familia, sino también heredamos emociones, que están registradas en nuestro propio ADN.

Formamos parte del destino de los componentes de nuestra familia con los cuales estamos relacionados, los conozcamos o no, ya que en el alma estamos vinculados con TODOS los miembros de nuestro clan familiar. A veces los hijos por amor ciego a algún miembro de la familia adopta cargas y posturas que no le corresponden y esto altera el orden del sistema por lo que causarán problemas a él y a los demás miembros de la familia.

El trabajo de Constelaciones familiares, hoy en día también conocidas como configuraciones sistémicas, es un tipo de Terapia Sistémica Familiar que mira esta red de vínculos en la que todas las personas estamos involucradas, y clarifica la dirección del amor de manera que se oriente al desarrollo y al crecimiento, reduciendo así la posibilidad de manifestación de ciertos síntomas, limitaciones y/o desdichas. En el trabajo de Constelaciones Familiares las dinámicas e implicaciones familiares o sistémicas que generan malestar salen a la luz y, al restablecer los Órdenes del Amor (más abajo explico que son), aparecen soluciones que hacen fluir el amor para el bienestar y alivio de todos los miembros de una familia.

En una sola sesión salen a la luz las lealtades invisibles, desordenes, desequilibrios o cualquier cosa que pueda estar generando el problema. Es una excelente herramienta terapéutica por su característica principal, la rapidez, que hace que cada vez la utilicen y la prefieran más personas.

Digamos que se ayuda a poner en paz nuestros corazones y en orden nuestros sistemas familiares.

Durante la constelación si el cliente quiere y el sistema familiar lo permite se corrigen en ese mismo momento y regresa el orden y equilibrio al sistema familiar.

Las Constelaciones familiares, y con ello, Los Ordenes del Amor, fue desarrollado por el alemán Bert Hellinger (1928). Este señor ha logrado y enriquecido el panorama terapéutico a partir de las comprensiones de estos órdenes y de los Movimientos del Alma.

Existen tres principios:

  1. La Jerarquia. Debemos respetar y honrar al que llegó primero. Esto quiere decir que debemos honrar y respetar a nuestro padre y a nuestra madre. Ellos son los grandes. Igualmente reconocer a nuestros hermanos mayores, cada cual en su lugar, estén vivos o muertos. Del mismo modo debemos respetar y darle un lugar a las parejas previas de nuestras parejas, y a las nuestras, asignarle un numero y darles un lugar.

  2. El equilibrio entre dar y recibir. Tal y como se lee: dar y recibir es una poderosa fuente de energía. Esta debe estar equilibrada. Esto lo logramos permitiéndonos recibir lo mas grande que tenemos: LA VIDA, y esta nos viene a través de la Madre. Al tomar la vida de nuestra madre, tenemos la capacidad de DAR. Si este equilibrio se rompe, se refleja en nuestra relación con nuestras parejas, nuestros nuestros hijos, nuestros jefes, etc. La vida es equilibrada, así que intenta DAR y permítete RECIBIR.

  3. Principio de Pertenencia. Todos Pertenecemos, así seamos unos seres despreciables, abandonados, hallamos conocido a nuestra familia o no. Tenemos y pertenecemos a nuestro Sistema Familiar, el cual, tiene una dinámica de acuerdo a los eventos que hallan sucedido hasta en 4 generaciones atrás o más (si el evento fue muy traumático, tales como asesinatos, violaciones, guerras, injusticias). Esto quiere decir que en nuestras familias NO HAY EXCLUIDOS; el sistema no lo permite. Si así ocurrió, alguien dentro del sistema pasa a ocupar ese lugar para equilibrarlo.

¿Para qué sirven las Constelaciones Familiares?

A través de las constelaciones familiares podemos tratar:

  • asuntos de pareja,
  • relación con los hijos,
  • dificultades sociales (de relación, de convivencia, de aceptación de normas, etc),
  • problemas con los padres o hermanos,
  • pérdidas o duelos,
  • momentos de cambios,
  • adicciones, 
  • imposibilidad de quedarse embarazada,
  • enfermedades,
  • depresión, ansiedad y otros problemas físicos (cuando la causa es sistémica),
  • destinos difíciles (muertes prematuras, abortos, asesinatos, personas recluídas…),
  • dificultades personales (autoconfianza, autoestima, procesos de adaptación a nuevas situaciones),
  • etapas vitales (jubilación, separaciones y divorcio, desempleo),
  • el dinero y la gestión económica,
  • asuntos laborales,
  • etc

 

Si quieres saber más, ponte en contacto conmigo a través de este formulario.