16 July, 2017

Infertilidad -presencial y online-

Seguro que tienes miedo a no ser nunca madre, ansiedad por no saber por qué no te quedas embarazada, tristeza porque quieres sentir a un bebe en tu vientre, rabia porque las demás mujeres sí se quedan y tú no, obsesión por el calendario y el paso de los meses, impotencia cuando te viene la regla,... Si reconoces en ti alguna de estas sensaciones, este apartado te interesa. Así que sigue leyendo.

Hace un tiempo diseñaste en tu vida el proyecto de ser madre o padre, pero parece ser que está resultando más difícil de lo que creias. Ya llevabas un tiempo pensándolo, lo tenías todo listo (al menos mentalmente), y te pusiste (u os pusisteis) manos a la obra. Incluso decidiste postponer otros menesteres como realizar un viaje largo, hacer dieta, cambiar de trabajo, ponerte a estudiar, etc.

Empezaste a tomar ácido fólico, tienes un calendario a mano donde estás anotando las últimas reglas y sabes más o menos cuando estás ovulando. Si estuviste tomando la píldora, ya hace que la dejaste, o incluso ya no usas el preservativo (evidentemente). Pero pasó el primer mes, y te bajó la regla. Llegó el segundo mes, y te volvió a bajar la regla... Tercer mes, cuarto, quinto... El tema ya empieza a ser una obsesión, empiezas a sentir miedos, rabia, tristeza, desesperación... “¿Qué está pasando?”, te preguntas. “¿Es por mi culpa?, ¿o es culpa de mi pareja?”,...

Llevas meses intentándolo y nada de nada, el romanticismo y la lujuria se ha perdido (el sexo por placer pasa a segundo o tercer término), y aquello ya está siendo más una misión y un trabajo del cual no se perdona ningún día.

Ya sé que no te va a tranquilizar nada con lo que a continuación te voy a decir, pero la realidad es así: un año después de haber iniciado este proceso, sólo habrán conseguido quedarse embarazadas la mitad de las mujeres. Y al final 1 de cada 5 lo lograrán con ayuda médica. Y voy más allá: se estima que entre un 17 y un 18% de las parejas españolas son infértiles y esta tendencia va en aumento. Y de este grupo, un 60% recurrirá a los procedimientos de reproducción asistida para poder concebir un hijo.

¿Cuándo hay que empezar a preocuparse realmente?

Los médicos dicen al año. Pero a ver: ¿qué mujer que no se queda embarazada a la primera no empieza a rallarse desde el primer mes? Ya no digamos a partir del sexto... Jopé!! si mi amiga se quedó embarazada a la primera!!! qué pasa entonces conmigo? Veo bebés por la calle, y pienso que no ha de ser tan difícil quedarse embarazada, pero el caso es que yo no lo logro. Miedo... tengo mucho miedo... lloro, tristeza, desespero, desdicha...

¿Y ahora qué?

Vamos a buscar ayuda. Aunque he de decir que sólo la mitad de las mujeres buscan ayuda. La otra mitad no. Y sus principales razones son económicos, morales, religiosos, falta de información, no tener apoyo o directamente lo ocultan.

La mayoría de parejas, o mujeres solas, deciden asistir a clínicas y centros de reproducción asistida y fertilidad, teniendo sólo en cuenta que el principal motivo de no concebir es puramente físico, y negando e incluso omitiendo de que haya un conflicto emocional de fondo que esté bloqueando el embarazarse. Entonces descubren que hay una serie de patologías en la mujer como menopausia precoz, endometriosis, obstrucciones o lesiones de las trompas de Falopio, anomalías uterinas y cervicales o problemas ovulatorios. Y en el hombre puede ser, alteraciones en el ámbito testicular, obstrucción de conductos, patologías en la próstata, alteraciones en la eyaculación o erección y alteraciones en el semen. A veces es mixto, es decir, que ambos padecen alguna patología de las mencionadas anteriormente. E incluso a veces la causa es inexplicable y todo está aparentemente correcto. Es a lo que los médicos llaman “esterilidad de origen desconocida”.

¿Qué más opciones tenemos y cuál escogemos?

Gracias a los avances médicos, existen los tratamientos de fertilidad. Pero estos son largos, pesados, agresivos en nuestro sistema hormonal, por consiguiente, en nuestro cuerpo en general, y en ocasiones frustrantes ya que no siempre se quedan embarazadas a la primera. Es un camino con muchas curvas y baches que no hacen la espera muy agradable que digamos.

Por otro lado, está la adopción. En 2015 se adoptaron un total de 1407 niños, habiendo un total de más de 6000 familias en lista de espera. Es un acto muy bello y hermoso por parte del ser humano. Pero existe un gran inconveniente y es que las familias tienen que esperar entre cuatro y ocho años para adoptar a niños y niñas en territorio nacional.

También está la gestación subrogada (vientre de alquiler) que, además de que en España no es legal, supone un coste muy muy elevado.

Podemos optar también en dejar que la vida decida si hemos de ser madres o no. Aceptamos, no muy sanamente, que sea el Universo quién decida si soy merecedora o no de ser madre... bueno... cada persona es un mundo.

Y por último lugar, y esto enmarca mi trabajo, hemos decidio hacer terapia emocional.

¿Y por qué debería escoger la terapia emocional?

Sorprendentemente, la mayoría de casos en los que no se logra el embarazo o de que hay abortos naturales (porque esta es otra razón por la que no logramos ser madre), no es originario en patologías físicas sino en conflictos emocionales. En realidad las enfermedades o transtornos físicos son la consecuencia de unos sentimientos dañados; es una respuesta a un conflicto emocional que no ha sido superado.

Cada día el campo de la psicología y la medicina acepta y adopta más la teoría de que nuestros sentimientos, nuestras emociones y nuestras energías dominan nuestro cuerpo. Esta parte de nosotros es la que regula nuestra salud física. Quiero decir que una enfermedad o una patología física es el síntoma de que algún conflicto emocional no está resuelto o no está bien elaborado. Nuestro útero puede estar perfectamente dañado (endometriosis, obstrucciones o lesiones de las trompas de Falopio, anomalías uterinas, etc) porque existe un asunto en nuestra vida sin resolver, una parte de nosotras que no ha sanado. Lo mismo sucedería en un hombre: su aparato reproductor puede estar dañado por causas emocionales.

 

¿Cómo trabajo contigo -o con vosotros-?

Yo trabajo con mi propio método: el MÉTODO DE SANACIÓN UTERINA.

Si quieres más información, clica en el siguiente enlace: https://nomequedoembarazada.es y podrás saber más acerca de mi técnica, mi segmento y cómo funciona.

O también puedes optar por rellenar el siguiente formulario y responderé gustosamente a todas tus dudas.