20/06/2019

Testimonio – Mónica Sarrats

Con 35 años dejé las píldoras. Mi hijo vino después de 4 años y medio y dos fecundaciones in vitro. En 18 meses quise repetir la experiencia; hicimos el paso: descongelar los dos embriones que nos quedaban y rezar para que creciera dentro de mí …. y uno de ellos lo hizo …. hasta la semana diez de gestación . El 25 de enero de 2017 fue el peor día de mi vida, sin saber lo que me deparaba a posteriori de la pérdida: la depresión por la que fui cayendo casi sin darme cuenta …. Todo sin el acompañamiento que te hace falta en estos momentos, todo en silencio, […]. Hicimos una nueva fecundación. Y el nuevo fracaso me hizo esconder a unas matas espesas donde me podía cubrir hasta aclarar los pensamientos y mi filosofía de vida. Un día por casualidad vi las constelaciones que hacía Sandra y pensé que tal vez así podría aclarar que había pasado, que me querían decir y si valía la pena con 43 años de continua lucha. […] Sandra me mostró una fertilidad alegre a través de un representante y allí no entendí nada, pues se desmontaron todos los conceptos de mí misma que me decían los diferentes especialistas por los que había pasado … .Pero al cabo de dos meses pude entender todo. Mónica era fértil, aunque no se lo creyera y el destino era, tener un hermanito, pero, esta vez de forma natural, para poder aceptar los regalos del universo, para poder creer de nuevo en mí misma, en la pareja y en la familia. Gracias. […] Gracias Sandra por ayudarme a recuperarme del golpe más duro que una mujer puede vivir.